HIELO SAHY

Tipos de Hielo

Cubito de hielo Scotsman

Reconocido por los expertos como el mejor hielo. En su proceso lento de fabricación decanta sus impurezas y conseguimos un hielo cristalino, simétrico, duro y muy resistente a la descongelación. Todo ello le hace ser el preferido por muchos, ya que no altera el sabor de la bebida y la mantiene fría durante más tiempo.

 
imagen

Hielo Nugget (especial cocktails)

Hielo fabricado por maquinas Scotsman mediante un proceso de picado y prensado que reduce su porcentaje de agua. Conseguimos una perla de hielo sin aristas, suelta y muy agradable para acompañar cualquier bebida.




imagen
 

Otras variedades de Hielo

Picado para enfriar, en barras.
Consultar existencias.




imagen
 

Gin Tonic: una bebida con mucha clase

El Gin&Tonic es una de la mejores bebidas con las que el ser humano pueda convivir y deleitarse. Nació a principios del siglo XIX en la India, cuando soldados hindúes e ingleses del ejército de su graciosa Majestad mezclaron la quinina (que combatía eficazmente la malaria) obtenida de la corteza del llamado árbol de la fiebre una vez hecha polvo, con azúcar, limón y agua para hacerla digerible.

Los ingleses la convirtieron en su bebida nacional.

Más tarde sustituirían el agua por soda y le añadirían ginebra destilada in situ (que distaba mucho de la calidad de la elaborada en la metrópolis), teniendo tanto éxito la combinación que los ingleses la llevaron consigo de vuelta a casa convirtiéndola en su bebida nacional. Había nacido el Gin&Tonic, un trago largo digestivo, ligero y lleno de vida. Había nacido un icono.

El Gin&Tonic es una copa sin trampa ni cartón. Un G&T bien hecho es una de las más excelsas creaciones realizadas por el hombre. Un G&T mal hecho se convierte en algo vulgar, alcoholizado e imbebible. Se prepara en un vaso de cristal diseñado por nosotros homenaje al vaso de sidra; le añadimos siete cubitos de hielo cristalino Scotsman, una copa de ginebra Bombay Original o Sapphire, un botellín de agua tónica, una rodaja de lima o limón, removiéndolo a continuación ligeramente con una cucharilla para llenarnos de su aroma.

Dry Martini Cosmopólitan Bar. By Javier de las muelas.
Reconocido internacionalmente como uno de los 10 mejores bares del mundo.
 

El Dry Martini y Luis Buñuel

Director de cine español, el maño Luis Buñuel, era un apasionado del Dry Martini. Incluso en sus memorias, describió como debía prepararse.

Al aragonés Luis Buñuel le encantaba tomarse un Dry Martini entre la una y la una media, como un reloj, metódico. En sus memorias, Mi último suspiro, nos cuenta cómo debe ser un auténtico Dry Martini.

El ritual comienza el día anterior, poniendo en la nevera las copas, la ginebra y la coctelera. Los hielos tienen que estar a veinte grados bajo cero, todo preparado desde la víspera, para degustar los martinis perfectos al día siguiente.

Los Martinis de Buñuel se componían de Gin y unas gotas de Vermouth, a ser posible Noilly Prat. Sobre el hielo bien duro se echan unas gotas de Vermouth y media cucharadita de Angostura, se agita y se tira el líquido conservando el hielo que ha cogido todos los aromas y perfumes de ambos ingredientes.

A este hielo aromatizado le añadimos el Gin, lo agitamos y lo servimos en copas de Martini. Esta es la receta de Buñuel, y según sus propias palabras, es una fórmula insuperable. Está claro que la presencia del Martini tiene que ser testimonial, Buñuel decía:

"Los buenos catadores que toman el Dry Martini muy seco, incluso han llegado a decir que basta con dejar que un rayo de Sol pase a través de una botella de Noilly Prat antes de dar en la copa de ginebra".

Cuando volvió a España a mediados de los años 60, Buñuel solía tomarse el aperitivo, su Dry Martini, en Chicote. Cuentan las leyendas urbanas que si el Dry Martini no estaba a su gusto, Buñuel se iba del bar sin decir ni adiós; si estaba a su gusto hacía hasta reverencias. La diferencia entre lo sublime y lo abominable era un golpe de más al combinado, un hielo más pequeño o menos frío, con su especial paladar para los martinis notaba enseguida la diferencia. Decía Buñuel que Chicote era la Capilla Sixtina de los martinis, pero los mejores eran los del hotel Plaza de Madrid.

En los últimos años de su existencia hizo un pacto con su médico: reducir las copa de Martini de cuatro a una al día. Al final de su vida, sordo, con mala visión, ese Dry Martini especial era uno de sus pocos placeres

Concha Bernad. (28 de junio de 2011 )
imagen

Solicite nuestros productos y servicios

 
* Nombre:
* Tu e-mail
Empresa:
Teléfono (No es obligatorio)
Escríbenos un mensaje
 
© Sahy Madrid, SA - Para contactar con nosotros - Tlf.: 91 666 00 30 - Fax.: 91 666 59 69 - hielo@sahy.e.telefonica.net